M  A  D  E     I  N    W  E  B  |  
Educación

Un viajero precavido disfruta mejor las vacaciones


En medio de los preparativos para un viaje de placer es frecuente que la salud quede de lado. Sin embargo, una oportuna visita al médico, con la finalidad de hacer un control o cuando se lleve adelante un tratamiento prolongado con medicamentos, aporta tranquilidad y ayuda a prevenir contratiempos. En este sentido, y ante una enfermedad crónica, conviene procurar la cantidad de dosis necesarias durante la estada, porque aunque las drogas son universales, los nombres con los que se comercializan en otros países y la dosificación suelen ser distintos que en la Argentina.

El miedo a volar suele ser la causa de los malestares que se presentan durante el viaje. Para estos casos existen ejercicios respiratorios que ayudan a relajarse. Asimismo, la diferencia de presión atmosférica puede provocar lipotimias (descenso de la presión arterial) o dolor de oídos. Aquellas personas que se saben hipotensas pueden, con el consentimiento del médico, tomar ciertos medicamentos que mantengan equilibrada la presión. El recorrido suele requerir varias horas de inmovilidad y esto puede afectar a quienes sufren problemas articulares, circulatorios o de columna. Para estos casos, la única solución posible es cambiar de posición durante la travesía, practicar automasaje en las piernas y elevarlas periódicamente, para mejorar la circulación de retorno. Otro tema que no se debe pasar por alto durante la consulta médica es la vacunación previa, especialmente cuando se trate de destinos que entrañen riesgo de contraer malaria o dengue, que se transmiten a través de la picadura de mosquitos, entre otras enfermedades propias de cada lugar.

En zonas cálidas, por otra parte, es necesario prevenir los trastornos gastrointestinales, producidos por el agua —cuando no es potable— o por el consumo de alimentos elaborados con ingredientes a los que no se está acostumbrado. Se recomienda mesura con los condimentos y precaución a la hora de ingerir comidas insuficientemente cocidas. Los viajeros que sufren de hipertensión arterial y tienen dietas restringidas en sodio deben respetar la alimentación Habitual y la periodicidad de la medicación. Aunque la gente es consciente de los peligros de exponerse al sol sin protección o en horarios inconvenientes, vale la pena recordarlo. El mejor momento es por la mañana, hasta las 10 y luego a partir de las 16. Entre horas, aunque se evite la exposición, mantener constancia en la aplicación de filtros solares, usar gorra o sombrero y anteojos.

Un botiquín que contenga los elementos necesarios para tratar los trastornos comunes, como eventuales lastimaduras, problemas gastrointestinales y dolores de cabeza puede resultar más útil de lo que uno imagina. Otra posible causa de malestares durante una travesía es cuando se viaja a un lugar de mucha altura. Como la proporción de oxígeno en la atmósfera disminuye con la altura, el organismo humanonecesita activar un mecanismo de adaptación que le permite aumentar la cantidad de glóbulos rojos por centímetro cúbico, para mejorar la oxigenación.

Cuando uno se desplaza desde una región que está a nivel del mar hacia un punto a 2000 o 3000 metros de altura, la única forma de aliviar el apunamiento es permanecer en el lugar hasta que se complete el proceso biológico de adaptación. Lo más aconsejable es reducir al mínimo el nivel de actividades, no hacer ejercicios ni esfuerzos desmedidos. Cuando una persona sufre una indisposición durante un viaje, suele sentirse perdida porque se encuentra sin la red de contención que integran su médico de cabecera, sus amigos y familiares.

Por eso la importancia de prever una cobertura médica mientras se permanece en el exterior, que además de restituir los gastos por consultas o intervenciones, le aporta al viajero la contención necesaria ante cualquier imponderable vinculado con la salud.




DEJE SU COMENTARIO
flechita
separador
No hay comentarios
separador
flechita
Suscribite
Dejanos tu e-mail para enviarte newsletters con novedades de implantes dentales.