M  A  D  E     I  N    W  E  B  |  
Tecnología

Pedaleando el invierno


El ciclismo es uno de los deportes más practicados durante el verano, cuando recorrer las calles de la ciudad, los parques públicos o las rutas, se disfruta en medio de un clima agradable y la insistencia de un sol abrasador. Entonces el viento, lejos de ser un problema se transforma en una caricia de agradable frescura,)' con él las horas pasan entre pedaleo y canto de pájaros, en un ejercicio que nos da vigor y placidez. Pero ya despidiéndonos de las temperaturas agradables y a veces sofocantes de la temporada estival, la llegada de los primeros fríos suelen ser una traba a la hora de continuar con las actividades al aire libre. Las bajas temperaturas se potencian gracias al viento que se transforma en un verdadero azote, y el ciclista comienza a sentir que quizás es mejor guardar la bicicleta para más adelante.

MATERIALES Y PROCEDENCIAS
Ricardo Vicente es titular de la empresa Rovi Sport, fábrica e importadora de indumentaria para el ciclismo. Según él "si bien en nuestro país las temperaturas del invierno no son tan bajas como pueden ser las de Europa, el hecho de que el ciclista esté siempre en continuo contacto con el viento, hace que el frío sobre la bicicleta sea mucho más intenso, ya que si no existe una indumentaria adecuada la transpiración que acumula el cuerpo se enfría y provoca un decaimiento físico". Por tal motivo las fábricas han desarrollado una serie de prendas compuestas por materiales permeables, que permiten una excelente oxigenación del cuerpo y mantienen el calor a través del frisado, una cámara de aire en el medio de las telas que mantiene la temperatura corporal. Actualmente, el 100% de los materiales que se utilizan para la confección de las diferentes prendas son sintéticos, en su mayoría a base de poliéster y fibra de poliamida. "El ciclista trata de auto evaporar la transpiración con las prendas - dijo Ricardo - no que quede alojada en la prenda, sino que se evapore. Por lo tanto el material debe absorber poco porcentaje de humedad". En lo que respecta a los diseños de indumentaria para el ciclismo, las empresas ponen gran énfasis en hacer cada año diseños más innovadores y coloridos. Siempre teniendo en cuenta la comodidad del deportista, los estampados se realizan mediante un sistema llamado sublimación. Se trata de un estampado por termo transferencia que no forma superficie, no se resquebraja ni destiñe, y es una suerte de teñido que se le hace a la tela con alta temperatura, donde las anilinas que se utilizan son fabricadas para ser absorbidas por el poliéster. Una prenda destinada al ciclismo puede ser confeccionada con diferentes materia-les,en mezclas con algodón.fibras o nylon, pero el mayor porcentaje siempre es de poliéster: "En el ciclismo no es recomendable el algodón - opinó Vicente - sobre todo para el invierno.El algodón es bueno porque absorbe la transpiración, pero no mantiene la temperatura corporal. Cuando el ciclista para, está transpirado;y eso es contraproducente, porque apenas vuelve a andar el viento enfría el cuerpo mojado de inmediato. Por eso se utilizan materiales sintéticos que conservan menos cantidad de humedad, y que además mantienen la temperatura corporal".

BAJO CERO
Lo primero que debe tener un cuerpo bien protegido del frío es una buena camiseta manga larga. Es igual a la camiseta manga corta, pero ofrece una mayor protección en los brazos. Su precio varía desde los 30 a los 45 pesos y es el primer paso para protegerse de temperaturas apenas por debajo de las agradables. En estos casos, también pueden utilizarse manguetas. Se trata de un accesorio que se agrega a las camisetas de manga corta, es de lycra con friza y vale unos 9 pesos. Cuando el otoño comienza a perturbar con días más frescos, se pueden utilizar camperas de media estación. Esta prenda es térmica, se confecciona en poliéster frisado,y en su interior forma una pequeña cápsula de aire que mantiene la temperatura del cuerpo.Además es útil contra el viento, ya que lo repele hasta en un 70%. Se presentan lisas o combinadas y cuestan desde 33 pesos. Pero si el frío comienza a ser más intenso, nada mejor que un buzo polar. Cuesta alrededor de $40 y se trata de una prenda confeccionada en poliéster, que brinda calor pero permite el paso del aire. Por tal motivo, se puede utilizar en combinación con prendas que corten la penetración del aire. En ese caso, la campera rompevientos cumple una función importantísima en media estación e invierno. Fabricada en telas permeables, permite la oxigenación del cuerpo evitando la transpiración excesiva. Se venden tanto con estampado como en colores lisos, y se los consigue desde 30 pesos.
Para aquellos que prefieren cargar con una sola prenda, el camperón de invierno es una combinación del buzo con el rompevientos. Es una campera larga con el interior polar, que puede ser utilizado en pleno invierno bajo las más crudas temperaturas. Cuesta aproximadamente 80 pesos y es el artículo más completo. Según Ricardo Vicente, "un buzo polar y un rompevientos arriba es la combinación ideal, ya sea separados o en prenda combinada".

Las piernas pueden ser protegidas con mallas largas del mismo tipo que las que se utilizan en verano. Son de lycra, tienen un corte curvado y un refuerzo interno de un material antibacteriano. La lycra es esmerilada, de modo que mantiene el calor a través de una cámara de aire. Cuesta alrededor de 36 pesos y es suficiente para los fríos de esta parte del planeta. De todos modos, quienes prefieran utilizar las mallas cortas, pueden cubrir el resto de la pierna con pierneras, que cuestan unos 13 pesos, son de lycra frisada y se agregan a continuación de la malla. Si bien los pies mantienen todo el año el mismo calzado y los mismos zoquetes, una buena opción para reforzar la protección del frío son las botitas. Se trata de medias para el exterior de la zapatilla, que calzan perfectamente y se usa como funda sobre el calzado. Es una bota de lycra frisada o neoprene fino o con lycra, que además de proteger del frío.repele el viento dejando que el pie respire. Pero además de la indumentaria citada, el ciclista debe tener en cuenta que manos y cabeza son muy sensibles a un clima adverso. Entre los accesorios disponibles para evitar un enfriamiento que pude provocar serias enfermedades, figuran las vinchas con orejeras, fabricadas en neoprene y polar; y las gorras térmicas. También de neoprene, la gorra es un producto muy cómodo que cubre toda la cabeza y las orejas,y debe ser utilizado lógicamente debajo del casco. Las manos pueden ser protegidas con guantes largos. Confeccionados con polar y poliéster frisado, se utilizan ajustados pero permitiendo la movilidad de los dedos. Cuestan alrededor de 13 pesos y se presentan en colores lisos o en vistosos estampados.


Fuente: EnzoMaqueira
Link relacionado
DEJE SU COMENTARIO
flechita
separador
No hay comentarios
separador