M  A  D  E     I  N    W  E  B  |  
Salud

Anorexia y Bulimia los dos males están muy unidos y afectan a millones de mujeres.



La anorexia y bulimia son dos de los denominados "trastornos alimentarios". El primero se caracteriza por la obsesión por adelgazar más allá del peso adecuado. La persona que sufre de anorexia se encuentra literalmente en guerra contra su propio cuerpo. Es un trastorno que se ve con más frecuencia en las mujeres jóvenes que en los varones aunque los casos entre el sexo masculino también han aumentado. Cuando la paciente es una mujer, su obsesión por la delgadez extrema la lleva a querer eliminar aquellas curvas que son propias de su sexo, como la redondez de las nalgas y la curvatura del vientre.

No importa cuan delgadas estén,las anoréxicas siempre se ven gordas. Su síndrome las lleva a conquistar el hambre a tal punto que, en los casos más extremos, simplemente ya no pueden alimentarse porque en su búsqueda de control sobre la función alimentaria terminan por perderlo completamente. Es un trastorno muy grave, que perjudica severamente al organismo, el cual se ve privado en forma sistemática de nutrientes fundamentales y requiere de tratamiento psicológico para poder ser superado, además de control clínico y apoyo nutricional para recuperar el equilibrio de las funciones orgánicas. La bulimia, en cambio, se caracteriza por ingestas masivas seguidas de vómitos inducidos para "purgar" los excesos. Las personas que la sufren se embarcan en terribles comilonas ya que no pueden controlar su ansiedad, la que canalizan comiendo. Luego, sufren de remordimientos y buscan liberarse de lo ingerido provocándose vómitos. Para darse una idea de algunas de las con-
secuencias de la bulimia basta tener en cuenta que los vómitos provocados -en algunos casos varias veces al día- causan un severo deterioro de la dentadura por el continuo contacto del esmalte denta-
rio con los líquidos gástricos que son altamente corrosivos.

Muchas personas afectadas usan también laxantes y diuréticos. El uso sistemático de laxantes afecta la normal función intestinal y lo mismo ocurre con el empleo de diuréticos sin control médico.
Tanto la bulimia como la anorexia pueden poner la vida de quien la padece en serio peligro. Al igual que ocurre en el caso de la anorexia, la mayoría de los pacientes son de sexo femenino y en el proceso de la enfermedad pierden completamente el control sobre su forma de alimentarse. La bulimia también requiere de tratamiento psicológico, control clínico y apoyo nutricional para ser superada.

LA OBSESIÓN ESTÉTICA
Ambas formas de perturbación alimentaria fueron ganando espacio en las estadísticas de salud de las últimas décadas, como consecuencia de la asimilación de modelos estéticos tan publicitados como imposibles. Los conceptos de éxito, fortuna y glamour asociados a la imagen de las top models fue uno de los factores desencadenantes de esta verdadera epidemia que hace estragos en los países desarrollados ...y la Argentina.

En efecto, los países que registran mayor cantidad de pacientes afectados por bulimia y anorexia son Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Francia y Australia. Inmediatamente detrás se ubica la Argentina, donde la mayoría de los afectados son adolescentes de sexo femenino. Pero, además de las consecuencias clínicas directas de la anorexia y la bulimia existe otra que, de no cambiar la situación, comenzará a mostrarse dentro de un par de décadas, cuando las primeras generaciones de bulímicas y anoréxicas lleguen a la edad en que aparece el riesgo de sufrir de osteoporosis. Porque al ser la mayoría de las enfermas adolescentes, esto significa que han sufrido severos déficit nutricionales en un momento crítico de su vida, durante el cual se produce la consolidación de la masa ósea, el capital que las acompañará durante el resto de sus días. En efecto, el pico de masa ósea (o sea, el punto más alto en la calidad de los huesos) se alcanza alrededor de los 25 años y a partir de allí se inicia la declinación que, al principio, es ínfima pero va aumentando con cese de la función ovárica.

En las mujeres, el punto crítico son los 5 años posteriores a la menopausia ya que, por la caída en la producción de estróge-nos, se desequilibra la relación entre la reabsorción y la regeneración ósea, el proceso natural por el cual los huesos se renuevan constantemente. Cuando el estrógeno disminuye drásticamente, se pierde más hueso del que se regenera y la pérdida mayor se produce durante esos primeros 5 años.pudiendo alcanzar hasta un 20 por ciento del total de la masa ósea. La consecuencia inmediata es que los huesos se fragilizan y aumenta en consecuencia el riesgo de fracturas. Aquellas mujeres que sufrieron de bulimia o anorexia en la adolescencia conforman un grupo de riesgo especial ya que padecieron falta de nutrientes fundamentales durante la etapa de consolidación de su capital óseo. Además, numerosas anoréxicas presentan durante el proceso de su trastorno períodos de amenorrea debido a su bajo peso. Esto significa que, además de estar privadas de nutrientes, se vieron privadas de estrógenos durante etapas que a veces se prolongan por años.

La información contenida en este articulo tiene una función meramente informativa. Ante cualquier duda consulte a su medico o terapeuta .
Fuente: SaberVivir
Link relacionado
DEJE SU COMENTARIO
flechita
separador
avatar
fbrdfrdgfrgtg
egetfgwgrg

kkck <---------------- deletrealo

separador